BMW R80 Café Racer



BMW R80 Café Racer

A veces no disponer de un buen presupuesto no es problema para crear una gran preparación, sobretodo si uno es un gran admirador de las Café Racer y dispone de una buena creatividad y una buena dosis de inspiración. Este es el caso de Michiel Molenaar y de su BMW R80 Café Racer.

La historia empieza con una moto de 1988, que había sido accidentada, a la cual su anterior propietario le había cambiado el motor por uno de 1000cc y de procedencia desconocida. Michiel sustituyó el cambio por el de una BMW R65, algo más nueva, que a su vez le permitió colocar una batería más pequeña y ligera. El escape es totalmente artesanal, hecho en casa, aprovechando el escape de una Virago. El faro proviene de una Ural más moderna y el guardabarros trasero es una adaptación del guardabarros delantero de una Honda CX500. Otros componentes, como los semimanillares, han sido comprados a través de eBay y pertenecen a motos de principios de los 90. El subchasis trasero, es en realidad un porta-bicicletas que Molenaar se encontró en la basura, hábilmente adaptado para transformarlo en lo que vemos actualmente.

El único componente que le resultó realmente caro fue el tablero de instrumentos, marca Acewell, donde Michiel quería darle un toque minimalista, pero a su vez funcional, con el velocímetro, cuentarevoluciones, y las luces indicadoras. De esta manera nos muestra su bonita BMW R80, que realizada con piezas, sin un valor individual, una vez juntas y colocadas de manera correcta nos dan como resultado una moto única.


Fuente Motoblog.it.