Ducati Multistrada Biuta por Carlo Roscio



Ducati Multistrada Biuta

Con solo una mirada a la creación de Carlo Roscio y su hermano nos damos cuenta de que la moto lleva ADN Ducati, el motor desmodrómico en L y el chasis trellis, son los que nos dan las pistas principales. Pero, también a simple vista, nos decantaríamos por una preparación de una Monster, quizás. Y si no fuera por el título del post, ahora os sorprendería a firmando que la moto que vemos nació siendo una Ducati Multistrada 1000 DS de 2003.

El camino que ha seguido esta Multistrada hasta convertirse en lo que vemos hoy ha sido largo, dos años han tardado los hermanos de Pavia en acabar el trabajo. Lo primero que hicieron fue el subchasis trasero en aluminio, mucho más aerodinámico que el original. Después pusieron el motor en manos de Gabriel de SAB, donde cambió el embrague por uno de alto rendimiento y el volante de inercia por otro más ligero.

Carlo pensó que el colín de la Aprilia RSV vendría bien para esta nueva preparación. Así que, partiendo de él, creó un molde, y el colín, el cual incluye el lugar para los dos pilotos traseros, pero quiso mantener la funcionalidad del pequeño hueco original y se las ingenió para mantener el mecanismo de apertura. Después se puso con el depósito, el cual mantiene su forma prácticamente original, donde integró los intermitentes de un Volkswagen Touran en la parte delantera.


El sistema de escape 2 en 1 firmado por Zard está soldado a mano y se habrá llevado una buen numero de horas. Su acabado le da una estética vingate pero a la vez moderna. La colocación estratégica en el lateral del radiador de aceite, hace que el conjunto se vea menos cargado desde delante y deja a la vista esos bonitos tubos.

En el apartado de suspensiones se ha confiado en Öhlins, un amortiguador modificado para Honda CBR y vuelto a calibrar, y una horquilla invertida especifica para Honda VTR SP2. Las llantas son unas Marchesini de aluminio forjado y todos los componentes del sistema de frenada son Beringer. El faro es una adaptación del de la Yamaha MT-03. Y para acabar se le escogió una pintura azul y blanca, pintada en casa, que da un buen resultado sobre el conjunto.


Fuente Asphalt & Rubber.
Fotos Roscio Fratelli.