Inauguración motera del Bar Versus



Inauguración Bar Versus

En primer lugar, quiero dar las gracias a Contramanillar.com, la cual me ha pedido a través de mi gran amigo Pascual (Motero sin igual) que realice personalmente, la crónica de este evento, enorgulleciéndome enormemente el hecho de contar de primera mano mis sentimientos en este número; por si algunos no me conocéis, soy Cesc, de matotipi.net, el indio, el viejo oso, etc. etc…

Para empezar, después de mi total desvinculación de La Ultima Reserva, me andaba picando el gusanillo de volver a meterme en algún “fregao” referente al mundo motero y lo que el conlleva ya que, como los que me conocéis, he vuelto a salir a las concentraciones con mi puesto de artesanía propia matotipi.net y aprovechando de que mi hermana ha adquirido recientemente el Bar Versus de Manresa, se me encendió la “bombilla” y comencé a llamar a mis hermanos moteros a ver que les parecía la idea y… hala!!! lo uno lleva a lo otro y ya la hemos liao!!!… Para no aburriros con mis historias, voy a empezar la crónica.

El día comenzó fresquito y claro, pues a las 6.30 de la mañana, me puse en marcha desde Sant Vicente a Manresa, controlando de paso los letreros que pusimos la noche antes (un total de 18) para que no se perdiera nadie, llegamos sin contratiempos y comenzó el ajetreo, enciende fuego, empieza a asar las butis, tocino, cortar pan, etc. etc. El primer motero llegó a las 8, una hora antes, al cual le siguieron otro y otro, hasta que se llenó todo el sitio de la calle que teníamos previsto, también se llenó una pequeña plaza, las aceras del C.A.P. de la Sagrada Familia y las máquinas llenaron aceras y rincones… los compañeros que intentaban aparcarlas ordenadamente, estaban colapsados… esto se nos va de las manos!!! pero nada, llegó la poli local de Manresa y nos cerró la calle, así que pudimos degustar tranquilos un buen bocadillo de butifarra con tocino acompañado de “mongetes amb all i oli” para todo el que quiso y medio litro de cerveza por barba, el precio fue de 6€ y personalmente, creo que fue muy asequible para la cantidad de bebida y comida que se sirvió.

A las 11.20 hicimos un pequeño sorteo, el cual constaba de una paletilla, la cual fue a parar a un compañero de Cilindros Rebeldes, el presi de los cuales, Ricardo, me ayudó gustoso a cantar los números y también el cuadro replica de David Mann del Jinete Fantasma, que cayó en manos de otra compañera nuestra.

A las 11.30, puntuales, salimos dirección a San Vicente, siendo ayudados por la policía local de Manresa, abriéndonos paso y dándonos camino libre hasta la salida de Manresa, así que iniciamos la ruta pasando por el Pont de Vilomara y llegando sin ningún contratiempo a la calle Francesc Macià de San Vicente, en la cual nos esperaba, con un par de barriles de cerveza con los que nos obsequió, Jordi, propietario del Restaurant Can Bosc y un pica pica en el interior de este y la fiesta duró hasta entradas las 2 de la tarde, dejando poco a poco la calle vacía y “cada mochuelo a su olivo”…

Bien, no se si os habrá gustado mi relato, por ser la primera vez, ya que lo mio no es escribir, por lo tanto voy a pasar a los agradecimientos, pidiendo perdón de antemano si me olvido de alguien, ya que vinisteis tantos, que seguro que se me cuela alguno.

En primer lugar, queremos dar lasa gracias a la Policía Local de Manresa y San Vicente, por su amabilidad y paciencia, a mis hermanos Cilindros Rebeldes, Cowboys de Rubí, Motaris, Sleepwalkers, Círculo Minorisa, Porcs Salvatges, Búfalos por supuesto, grandes amigos y mis vecinos (gracias Paco) Fenix, Motorrucs desde Solsona, un grupo cojonudo de Badalona que se juntaron 40 vehículos!!! los Crew de Manresa, Motards del Foc, mis grandes amigos del Berguedà!!!, los brothers del Syndicat Rock de Vilanova del Camí, Pascual, Jaume Paradell y Pere 51 con sus divertidas fotos, Agustinbiker de Motaris con su tercer ojo, que nos hace unos montajes de video estupendos, Antonio Sebastián, que vino a vernos en muletas, a mis inseparables hermanos Bolo y Quico, Rubén que nos acompañó de ser padre a todos los amigos del Versus que habéis echado una mano, a mi inseparable “Aberroncho” Jordi, siempre cuento con su ayuda sin pedirme nada a cambio, por el apoyo incondicional de mi esposa Marició, ya que sin ella no soy nada, mi enorme agradecimiento a Jordi, propietario de Can Bosc, ya que sin el, no hubiese sido posible la mitad del evento y en general a todos los free bikers que nos visitasteis.
Espero que os haya gustado y poder llegar a celebrar el 1er. Aniversario, en el cual os vuelvo a esperar a todos, sin condiciones, bueno, solo una, el buen rollo que lleváis por allí donde pasáis, ah! se me olvidaba, al llegar a los 200 vehículos, perdí la cuenta y se llegaron a contabilizar 203 desayunos.
Un fuerte abrazo a todos del viejo oso y nos vemos en la carretera!!!.
Cesc,