Kawasaki KH500 Kermit, restaurando una moto olvidada



Kawasaki KH500 Kermit

Cuando a principios de los años setenta se presentó la Kawasaki KH500, decía que era tan rápida que a los periodistas de aquella época les costó creer las afirmaciones de la marca sobre los tiempos en el cuarto de milla, hasta que ellos mismos la probaron. Se dieron cuenta que hasta el legendario Plymouth Hemi Cuda tragaría polvo detrás de este cohete de la marca de Kobe. Según parece el motor tricilíndrico de dos tiempos refrigerado por aire de esta moto ofrecía unas prestaciones de infarto, pero la imagen de la KH500 se veía empañada por la escasa potencia de sus frenos que la convertían en un arma de doble filo.

Para que nosotros podamos deleitarnos con la Kawasaki KH500 Kermit, Craig Johnston ha resucitado y preparado su antigua moto, dándole un carácter más amable y un aire típicamente Cafe Racer para poder usarla más o menos a diario después de haberla tenido guardada en un húmedo cobertizo en casa de sus padres por unos 18 años.

Y es que según Craig, antes de la era eBay costaba mucho encontrar piezas de recambio para esta triple a nivel local, por eso cayó, casi, en el olvido. Hasta que hace unos 12 meses su padre le pidió ayuda para limpiar el cobertizo, y allí esperaba la KH500, la cual se llevó a casa ya pensando en su restauración.

Kawasaki KH500 Kermit

En ese momento la moto se encontraba en un estado lamentable, oxido por todas partes, los carenados agrietados, los cromados picados y en general muy mal estado para todo. Durante los próximos seis meses se llevó a cabo la planificación de lo que se necesitaba para la moto y lo que Craig quería crear. De serie la moto era muy nerviosa y difícil de conducir, con algunos problemas de combustión, así que se planteó crear algo más práctico y civilizado.

El primer paso fue quitar el motor para una reconstrucción completa, incluido el cigüeñal y la instalación de unos pistones Wössner. La caja de cambios también sufrió una reconstrucción completa. Mientras la moto se quedó en el chasis, que recibió un chorreado con arena y una buena mano de pintura en polvo de color negro. Seguidamente adquirió unos carenados de Ducati SS de los 70 y la pantalla, que junto al depósito de combustible fueron pintados del color verde que podemos apreciar.

Kawasaki KH500 Kermit

Desde que la Kawasaki KH500 de Craig fue montada de nuevo con sus especificaciones y nuevos carenados ha estado circulando y ha acumulado unos 2000 kilómetros. Con la “Kermit”, que así ha llamado, se divierte tanto que aplica la filosofía del grupo “Perth Cafe Racers” al que pertenece: “tomar el camino más largo para llegar a casa”.

Kawasaki KH500 Kermit

Fuente Pipeburn.
Photos por Ryan de RSK Photography Perth.