Ocho puntos que revisar antes de salir de viaje en moto



Revisando la moto

A estas alturas ya hemos entrado de pleno en la época vacacional por antonomasia, calor y vacaciones, y por ello tenemos muchas ganas de salir a la carretera a disfrutar de nuestra moto, en buena compañía, solo, un día o de escapada rutera hasta el fin del mundo. Por eso, y sobretodo pensando en los que se van a alejar más de casa, he pensado en traeros unos consejos para preparar nuestra querida moto antes de meterle unos cuantos cientos o miles de kilómetros.

He pensado en ocho puntos con las cosas más básicas y simples que revisar, pero que no por ello dejan de ser importantes. Así que vamos al lío, y si eres de los afortunados que ya ha vuelto de su idílico viaje, anímate a comentar que revisaste antes de salir de casa.

  • Los neumáticos, es el primero y quizás el más típico. Pero no podemos emprender un largo viaje si nuestras gomas están llegando al fin de su vida útil, los chivatos del neumático nos darán una idea sobre su estado y si no, con un pie de rey podemos medir su profundidad (el mínimo permitido por ley es de 1,6mm). La presión de inflado también es importante, así que consultar el manual de vuestra moto para saber cual es la que recomienda el fabricante. En cualquier caso es mejor cambiarlos en nuestro taller de confianza antes de salir, ves a saber con que nos toparemos por ahí.
  • Las pastillas de freno, básicamente le echaremos un ojo para ver el estado del desgaste. Si vemos que aun queda más de un milímetro de grosor podemos estar tranquilos. Pero si es necesario cambiarlas, mejor no dejarlo para el último momento si nos decidimos a hacerlo nosotros mismos. Ya se sabe lo que pasa con las cosas de última hora.
  • La transmisión, este punto se lo pueden saltar quienes tengan una moto con cardan o correa. Todos sabemos de la importancia de un buen engrase de la cadena, cada 250 o 300 kilómetros y después de que hayamos rodado con lluvia. También es obligatorio comprobar su tensado y que el juego se mantenga por debajo de los 30 mm.
  • Nivel de los líquidos, mezclar aceites de diferente viscosidad no le hará ningún mal a nuestra moto en caso de apuro, pero podemos asegurarnos antes de viajar de tener el nivel de aceite suficiente para nuestro motor. En caso de no ser así podemos rellenarlo con el mismo aceite o hacer un cambio si ya le toca. Comprobar el nivel del líquido de frenos y de embragues hidráulicos también es importante. Y por último, para evitar sobrecalentamientos tenemos que asegurarnos que el depósito de expansión del líquido refrigerante está en su medida.
  • La batería, si la batería de tu moto es completamente negra, no hay que preocuparse ya que no necesita mantenimiento. Pero si es transparente hay que comprobar el nivel de líquido y rellenarlo con agua destilada donde sea necesario, siempre con las oportunas precauciones.
  • Apartado eléctrico, es importante verificar que todas las bombillas de nuestra moto funcionan adecuadamente, y si no es así sustituirla. Contar con algunos fusibles de recambio también puede salvarnos de quedarnos tirados por ahí.
  • El equipaje, colocándolo de la manera adecuada podemos evitar que salga despedido mientras circulamos con nuestra moto. Si tenemos baúl, alforjas y demás es importante repartir bien la carga.
  • Los papeles, para acabar con estos puntos vamos con la documentación de nuestra moto, no hay que descuidarse-la en casa y por supuesto llevar seguro en vigor e ITV pasada.

Espero que estos ocho consejos os sirvan para enfrentaros a vuestro viaje con mayores garantías. Estoy seguro que todos los sabéis, pero a veces va bien recordarlo. Y como decía antes, si me dejo alguno, sumarlo en los comentarios.

Foto JmZ Florent.