Prueba Peugeot e-Vivacity, el pequeño scooter eléctrico francés 2



Peugeot e-Vivacity

Tal y como os avanzamos el pasado lunes a través de nuestros perfiles de las redes sociales Google+ y Facebook, hemos tenido la ocasión de probar el nuevo scooter eléctrico e-Vivacity de Peugeot durante unos cuantos días. Ahora ha llegado la hora de ponerse manos a la obra para conocer un poco este scooter eléctrico y ver cuales han sido las sensaciones que me ha causado.

Conociendo el Peugeot e-Vivacity

Antes de nada quiero mencionar que este scooter eléctrico está homologado como ciclomotor, por sus características técnicas. La seña de identidad del e-Vivacity la encontramos en su motor alimentado por electricidad, 3 kW de potencia (4,07 CV) y 14 Nm de par motor, son las cifras de su rendimiento. Estéticamente es igual a su hermano Vivacity de gasolina, las diferencias son obvias, este no tiene escape y el basculante está adaptado para integrar el motor eléctrico, también comparte chasis y parte ciclo.

Como buen scooter urbano, en el e-Vivacity encontramos bastante espacio donde transportar objetos. En el hueco bajo el asiento se puede guardar un casco integral o transportar objetos con cierto volumen y en la parte frontal encontramos una pequeña guantera donde cabe un casco 1/2 jet o cualquier otra cosa que podamos meter, sumando un total de 35 litros. La obertura del asiento se realiza girando la llave del contacto al revés y al frontal se le impide el acceso gracias al bloqueo de la dirección.



En el tablero de instrumentos es una gran pantalla LCD, presidida por el dibujo de una pila en el centro. Esta pila está dividida en 9 segmentos y nos da una valiosa información: el estado de la carga de la batería y los kilómetros aproximados que podemos recorrer con ella. En la zona izquierda nos indica la velocidad a la que circulamos y el modo de conducción que está seleccionado: marcha atrás (2 km/h), manutención/peatón (5 km/h y está destinado a facilitar las maniobras), normal (velocidad limitada a 45 km/h) y económico (velocidad máxima de 25 km/h), para pasar de un modo a otro basta con pulsar el botón MODE. En la derecha encontramos un reloj, indicador de temperatura ambiente, indicador de diagnóstico y mantenimiento, cuentakilómetros total y trip más dos barras que indican la temperatura a la cual funciona el motor y la batería.

Empezamos la prueba del e-Vivavity

Después de escuchar las explicaciones que me dieron en el concesionario Peugeot donde recogí el e-Vivacity, me dispongo a subirme en él e irme electrizado. Pero antes guardo un par de cosas que llevaba en el hueco del asiento. Ahora sí, giro la llave para dar contacto y arranco el motor con cualquier de las dos manetas de freno pulsada más el botón de arranque eléctrico, dos segundos, suenan unos pitidos, se enciende la pantalla y ya tengo el scooter apunto para salir rodando. Ni un ruido que delate que la máquina esta en marcha, solo queda dar gas para empezar a movernos.

El scooter responde con suavidad al arrancar, empujando de forma constante, gracias a su par lineal, hasta alcanzar la velocidad máxima: 50 km/h de marcador, aunque el GPS que llevo me dice que vamos a unos pocos menos. A medida que recorro algunos kilómetros por carretera me asaltan las dudas de si llegaré hasta casa, la batería indicaba 37 kilómetros al salir del concesionario, pero baja según iba avanzando, según calculé tenía que recorrer unas 20 ¿llegaría?



Finalmente llegué a casa sin parar a repostar. Además del trayecto por carreteras convencionales me recreé circulando por las calles de los dos pueblos por los que pase, ya iba cogiéndole confianza a la autonomía que señala la pantalla. Tanta vuelta por las calles dejó la batería con un par de marcas e indicando 7 kilómetros para que se agotara. Por otra parte el indicador de kilómetros restantes me pareció muy fiable, después de recorrer 20 km en otra ocasión y con la batería cargada a tope, se habían restado 21 km, dejado el margen de error en 1 solo kilómetro

Montado en el e-Vivacity por la carretera convencional la mayoría de rato circulaba con el gas abierto a tope, en bajadas no se sobrepasan los 50 km/h por la limitación que tiene, aunque con acompañante el marcador llegó hasta los 57. La conducción resulta agradable, no hay vibraciones, ni ruido, solo un leve zumbido que emite el motor eléctrico, el cual pasa prácticamente desapercibido. Este mismo zumbido hará que algunos peatones giren la cabeza con curiosidad para ver que se acerca tras ellos.

Hablando de peatones, con el e-Vivacity podemos circular en el modo manutención o peatón que limita la velocidad a 5 km/h. Con este modo podemos circular sobre la acera o zona peatonal a una velocidad lenta y sin peligro e ir advirtiendo de nuestra presencia a los peatones con el uso del botón de arranque, que hará sonar un leve pitido. Para cambiar entre los modos de conducción hay una combinación de pulsaciones simples o pulsaciones de más de 2 segundos que harán cambiar entre los distintos modos. Para poder hacer los cambios, deberemos estar parados.

La posición de conducción es cómoda, tenemos suficiente espacio para las piernas e incluso para poder llevar algún objeto entre ellas. El asiento es de tacto agradable, bien mullido y ofrece un buen confort tanto al piloto como al acompañante, este dispone de un asa trasera donde poder agarrarse. El amortiguador trasero y la horquilla convencional absorben cualquier irregularidad de la calzada correctamente, aunque si nos topamos con algún resalte o bache algo profundo lo notaremos.



Una cosa que me sorprendió bastante fueron los frenos, buen tacto, dosificables y capaces de parar la moto con rapidez en caso de que se presente cualquier imprevisto. Siempre que se suelta el gas, por ejemplo, cuando vamos a frenar, el freno regenerativo del motor entra en funcionamiento, ayudando en la frenada y además recargando las baterías del e-Vivacity.

Para recargar las baterías del Peugeot e-Vivacity es tan sencillo como conectarlas a una toma de corriente doméstica. La unidad que nos prestaron solo cuenta con un cargador y su cable está bajo el asiento donde comparte el hueco con una toma de corriente de 12v donde cargar el móvil o cualquier otro aparato. También se puede adquirir con un cargador extra que reducirá el tiempo de carga completa de 8 a 5 horas. Los tiempos de carga no los pude controlar como me hubiese gustado hacerlo, pero si puedo decir que la carga quedando 7 kilómetros se completa en menos de una jornada laboral.

Conclusión

Después de convivir unos cuantos días con el e-Vivacity y haber reflexionado sobre lo que es, un ciclomotor, las sensaciones son positivas. En este scooter encontramos un gran rendimiento urbano y un bajo coste de mantenimiento unido al factor ecológico, características ideales para quien busca un vehículo para moverse en entornos urbanos con algún desplazamiento más largo ocasionalmente, desde adolescentes hasta jubilados. Empresas de reparto con consciencia verde también pueden encontrar en este scooter eléctrico una buena alternativa a sus hermanos de gasolina, aunque los tiempos de carga de las baterías juegan en su contra.

Seguramente este sea el primero de los scooters eléctricos que nos presente Peugeot en un período no demasiado largo de tiempo si obtiene los resultados esperados. Estoy seguro que hay clientes potenciales tanto para el e-Vivacity ciclomotor como para un futuro e-Vivacity con mayores prestaciones apto para ser conducido con carné A1, solo falta que entendamos el concepto de lo que son hoy por hoy las motos eléctricas.

Ficha técnica Peugeot e-Vivacity
Motor
  • Tipo: eléctrico sincrono «brushless» con imanes permanentes
  • Refrigeración: Aire
  • Alimentación: 2 baterías litio-ion de 1 kWh cada una. Cargador embarcado de 250W/A (1 o 2 cargadores según versión)
  • Potencia: 3 kW
  • Par: 14 Nm
Transmisión
  • Embrague: Permanente
  • Transmisión: Correa dentada
Parte Ciclo
  • Suspensión delantera: Horquilla telescópica hidráulica
  • Suspensión trasera: Amortiguador hidráulico
  • Freno delantero: Disco 200 mm
  • Freno trasero: Tambor 110 mm
  • Neumático delantero: 120/70-12
  • Neumático trasero: 120/70-12
Dimensiones y pesos
  • Longitud: 1923 mm
  • Ancho del manillar: 680 mm
  • Altura sin retrovisor: 1168 mm
  • Distancia entre ejes: 1368 mm
  • Peso en seco: 115 kg
  • Altura del sillín: 786 mm
  • Autonomia: 40 km en recorrido urbano / 60 km en velocidad estable
Galería de fotos Peugeot e-Vivacity


Agradecemos la atención y colaboración del personal del concesionario Sarauto Peugeot de Sant Fruitós de Bages, tanto en la gestión y cesión del vehículo de prueba como en la resolución de dudas y preguntas.

  • miguel

    buen reportaje. eres un fieraka