Prueba Triumph Street Triple 2013, segunda parte y galería de fotos



Triumph Street Triple 2013

La Triumph Street Triple en territorio urbano

Ahora si, después de la primera parte que leímos ayer, llega el momento de insertar la llave en el bombín, girarla y darle al botón de arranque, pero ojo, también tenemos que tirar de la palanca de embrague y desembragar la moto, si no, no nos arrancará. A partir de ese momento un peculiar silbido nacerá del propulsor tricilíndrico y nos acompañará siempre que circulemos bajos de revoluciones. Este sonido seduce a quien lo escucha.

Volvemos a tirar de embrague y con un suave toque hacia abajo a la palanca del cambio ya tenemos la primera marcha engranada, entra sin rechistar y de forma precisa. Aunque en alguna ocasión, después de arrancar he tenido que soltar el embrague y volver a tirar de él porque no quería entrar la primera. Empezamos a rodar por la ciudad con nuestra Street Triple, engranamos 2ª y 3ª, nos mantenemos a velocidades que rondan los 50 km/h sin ningún problema. Ella y yo vamos esquivando los coches parados en los semáforos, tranquilamente la llevo por donde quiero, gira muy bien y no se nota pesada. Cuando la luz se pone en verde, acelero con decisión, le gusta y me gusta, pero aquí no podemos pasar de los cincuenta. Con una moto así enfrentarse a los atascos no es problema y la jungla urbana se vuelve más divertida en el día a día.

Incluso cuando íbamos por carretera abierta y llegábamos a algún pueblo con travesía podía mantener la 5ª o 6ª velocidad, gracias a los increíbles bajos del motor, y la moto circulaba con toda la normalidad. Las recuperaciones de velocidad las realizaba con soltura cuando le abría gas con ganas después de pasar los pueblos.

La Street Triple en autovías

Voy a dejar la parte más divertida para el final, las carreteras de curvas, y como no quiero adelantar acontecimientos, vamos al grano. Como ya he comentado antes, la Street Triple es muy fácil de llevar por donde quieres en ciudad, colabora a ello la posición que tenemos sobre la moto, cercana a la rueda delantera y con la espalda recta. Esta posición también hace que conducir la naked de Triumph en autovías/autopistas sea cómodo, eso si, a velocidades que estén dentro de la legalidad.

Triumph Street Triple 2013

Más allá tendremos que acoplarnos un poco a la moto para que no nos de el aire de pleno, pudiendo alcanzar velocidades de crucero sobre los 150, aunque es poco recomendable y puede afectar negativamente a nuestro saldo de puntos y de la cuenta corriente.

En esta clase de carreteras con la Street Triple engranaremos velocidades rápidamente hasta llegar a 6ª, una vez allí dará igual si vamos a 80 km/h como si alcanzamos los 130 km/h, la elasticidad del motor permite circular en un buen abanico de velocidades según lo necesitemos, y con rápidas respuestas ante los movimientos que hagamos en el acelerador.

Una cosa de la que me di cuenta circulando por autovías fue de que al pasar por ciertos baches, el amortiguador trasero hace efecto muelle y rebotamos alguna vez hasta que vuelve a estabilizarse, para mi gusto el tarado es algo blando. Pero de esta forma se consigue un buen confort en marcha y que las reacciones se puedan anticipar.

Buscando curvas con la Triumph Street Triple

Desde el primer momento en que me subí al lomo de la pequeña naked británica, lo vi bastante claro, esta moto me inspiraba confianza y seguridad. Tanto por su manera de desenvolverse en ciudad como fuera de ella, pero otra cosa era ir a buscar ese tramo de curvas que tanto nos gusta y donde sale nuestra vena más quemadilla. Pero sobretodo tranquilidad y las cosas llagarán solas. Y así fue, la diversión se multiplicaba.

Prueba Triumph Street Triple 2013

Como ya llevaba un buen puñado de kilómetros sobre la Street Triple antes de empezar a rodar por curvas, ya le tenía el aire cogido a los frenos, que a pesar de contar con ABS no se disparó en ningún momento, al tacto del gas y al empuje del motor y al comportamiento de la moto cuando vas inclinado. Así que poco a poco fuimos marchando por una revirada carretera de la Catalunya central notando que la confianza iba en aumento cada curva que pasaba y le exigía un poco más.

Al final, y también gracias a los Pirelli Rosso Corsa que monta, acabemos a un ritmo ligerito empalmando curva tras curva y jugando con el cambio entre 2ª y 3ª con precisión quirúrgica. En esta circunstancia y al llevar el motor alto de vueltas, el silvido inicial se convierte en un hermoso bramido que surge del escape situado bajo nuestros pies. En este escenario y ante frenadas fuertes es donde la horquilla invertida delantera pide un tarado más duro, pues se hunde muy fácilmente, a pesar de ello y si no vamos a marcar crono su comportamiento es irreprochable manteniéndose fiel a la trayectoria y si en algún momento marcha un poco la rueda trasera lo hace de forma noble y controlable. Al final me encontré tocando con un estribo en alguna curva sin buscarlo, cosa que me sorprendió, y por el lado derecho, el protector negro de aluminio del escape también alcanzó el asfalto en alguna ocasión.

Para los que tengan dudas de que la Street Triple es eficaz, solo puedo comentar que tuve la suerte de encontrarme con algunos compañeros con sus R japonesas y el rato que ellos iban delante podía mantener su ritmo y cuando me seguían sus comentarios eran de que les costaba seguirme a la salida de curva ¿sorprendidos? Yo si.

Para acabar con el tramo de curvas me gustaría comentaros lo que sentía con los frenos, la frenada me parece contundente al apretar la maneta y el pedal de frenos consiguiendo buenas frenadas sin llegar a disparar el ABS. Pero al principio del recorrido la maneta parece algo blanda, esta, a diferencia de la de embrague se puede regular en 5 posiciones. Los latiguillos metálicos ayudan a que no se pierda ni un ápice de efectividad en momentos de mucho estrés en los frenos de la Street Triple.

Triumph Street Triple 2013 04

Circular con paquete

Todo motero o motera somos conscientes que no siempre iremos solos en nuestra moto y habrá quienes se la compren pensando en que casi siempre llevarán acompañante. La Triumph Street Triple entra en el grupo de motos de media cilindrada que sin ser un sofá con ruedas son cómodas para llevar acompañante y para el acompañante.

La distancia que hay entre asiento y estribos es generosa, cosa que permite llevar las piernas bastante descansadas. Al estar cerca del piloto, agarrarse a él es fácil y sin tener que curvar demasiado la espalda. El tamaño del asiento también es generoso, con un buen acolchado quizás de mayor espesor que el de la plaza delantera. Mi paquete no se quejó en ningún momento de la comodidad.

El aumento de peso para nuestra naked no supone ningún tipo de problemas, se desenvuelve con soltura allá donde la lleves y sigue la línea marcada a la hora de trazar las curvas. O soy yo, o quizás se acentúa el efecto rebote al pasar por algún bache.

Otros aspectos

He esperado para hablaros de los consumos de la Street Triple 2013 hasta ahora para tener todos los datos juntos. Durante el total de la prueba, la moto ha tenido un consumo medio de 5,5 litros a los 100 kilómetros. Cuando más gasolina consumió fue durante el tramo de curvas, en esos kilómetros el motor se movía en la franja alta del cuentarrevoluciones y su consumo fue de 7,1 litros a los 100 aunque en el ordenador de abordo marcaba algo menos 6,7 litros. En tirada larga y a velocidades contenidas, sin ir chafando huevos, el consumo se quedó en 4,95 litros, en el ordenador 4,3 litros. Consumos que me parecen muy buenos. La diferencia, no se a que se debe, pero suele pasar en todos los vehículos, quizás mis mediciones no sean del todo precisas.

Siguiendo con el tema del depósito, normalmente alcancé a hacer unos 200 kilómetros antes de que la Street Triple me mostrase el chivato de reserva. Curiosamente con la reserva aun quedaban tres franjas del indicador de combustible de la pantalla LCD y unos 40 km de autonomía, pues de golpe y porrazo en menos de un kilómetro y siguiendo a mi ritmo la autonomía se volvía a 0 y las tres franjas desaparecían. Con esta circunstancia llegué a hacer 30 kilómetros más antes de repostar en una de las ocasiones, aunque los nervios iban in crescendo.

Triumph Street Triple 2013 25

Un detalle que me gustó, y que descubrí el último día de tener la Street Triple en casa, fue que debajo del asiento, junto con el sitio reservado para guardar los papeles se ha dado forma al plástico para albergar un par de llaves allen y un destornillador phillips para solventar algún inconveniente sobre la marcha. En el mismo hueco tenemos muy accesible la batería y la caja con fusibles. El sistema para abrir el asiento es insertar la llave por debajo del colín y saldrá todo de una pieza.

Conclusiones

Devolver la Triumph Street Triple a su casa no fue fácil, me lo puso difícil, no quería que la dejase, pero estas cosas llegan a su fin, y ella lo sabía. Así que nos tuvimos que despedir, esperando poder volver a montar otra fantástica Street Triple en un futuro no demasiado lejano. La evolución realizada en este modelo se ha notado, los cambios han ido a mejor, la moto es más dinámica. Mantiene su versatilidad para el día a día o escaparse los fines de semana al fin del mundo o de curvas. Incluso nos puede dar satisfacciones rodando en circuito en tandas.

Estoy seguro que los nuevos moteros con el carné A2 acabado de aprobar y su correspondiente limitación se lo pasarán pipa con una Street, y que cuando obtengan toda la potencia tendrán una moto que no les decepcionará en ningún aspecto. También es apta para veteranos, sus 95 CV satisfacen y llenan de alegría al motor tricilíndrico, y si somos algo puntillosos tenemos la versión R, que con sus extras y los 11 CV más hará que nos sintamos enamorados.

Antes de acabar quisiera dedicar unas palabras para agradecer a Triumph Motorcycles España su colaboración y la confianza depositada en mí para hacer posible esta prueba, que de otro modo no habría sido posible. También tengo que agradecer a mi amigo Xavi M. los disparos que realizó mientras yo hacía unas pasadas sobre la tricilíndrica británica y la retrataba en todo su esplendor.

Galería de fotos Triumph Street Triple 2013