Prueba Zero DS ZF9 2012, una eléctrica que sorprende 3



Zero DS 2012

El fin de semana pasado tuve la suerte de poder disfrutar de una Zero DS ZF9 2012, después de mucho tiempo de haber tenido un primer contacto con ese mismo modelo pero del año 2011 en una concentración motera a la cual asistí. No os puedo contar demasiado sobre aquella experiencia, solo fue una vuelta a la manzana, pero con el modelo del pasado año he tenido las mismas sensaciones, elevadas al cubo, de las que me dio aquella moto eléctrica una mañana de agosto.

Conociendo la Zero DS ZF9 2012

Antes de nada vamos a repasar las características de esta moto eléctrica. Pero antes quiero apuntar que ya no se vende nueva, para hacerse con una hay que tirar del mercado de segunda mano.

La distinción en el nombre de ZF9 nos indica que el modelo probado es el que cuenta con una batería de mayor capacidad, sobre el papel hasta 180 km en ciudad, 60 más que el modelo ZF6. Por supuesto tardará más en cargar, hasta 8 horas en caso de tener la batería completamente descargada. La carga rápida reduce el tiempo de carga hasta el 95% a 4 horas, pero para ello necesitamos un cargador especifico, cosa que no probé. La gestión de la batería se realiza con un BMS, Battery Management System, desarrollado especifica y conjuntamente con las baterías por Zero para obtener unas autonomías y velocidades que barren a la competencia.

El motor de la Zero DS ZF9 es eléctrico sin escobillas y con refrigeración por aire. Aquí si nos paramos a reflexionar podemos sacar algunas conclusiones. Las partes móviles son muy pocas, por lo tanto menos averías y vibraciones y que su mantenimiento tiende a cero al no usar aceites o líquidos refrigerantes. Este motor nos da unos 28 CV y un par motor de 60 Nm que se transmiten a la rueda trasera mediante una correa Poly Chain GT Carbon desarrollada por Zero Motorcycles.

Prueba de Zero DS ZF9 MY2012

El chasis envuelve la batería, su diseño responde a la naturaleza propia de la moto eléctrica ¿Dónde estará mejor la batería? ¿y el motor? También pensando en tener un reparto de pesos lo más equilibrado posible. Está fabricado en aluminio a base de piezas soldadas por robots. En cuanto a las suspensiones en ambos ejes son regulables, los recorridos son de 240 mm delante y 195 mm detrás, ya sabéis estamos delante de una moto de doble propósito: asfalto y tierra, sus llantas de radios también la delatan.

Después de esta introducción creo que viene siendo hora de entrar más en materia, si no os vais a aburrir y no seguiréis leyendo.

Empezamos la prueba de la Zero DS ZF9

Esta vez me desplazo hasta Igualada donde me espera Abel, del concesionario No + benzina, con la batería de la moto cargada hasta los topes. Después de darme las explicaciones necesarias sobre la moto y resolverme algunas dudas, salgo por la puerta y me pierdo por el relajado tráfico urbano de esta población catalana.

A pesar de haberme asegurado varias veces que llegaría hasta casa sobrado, a medida que voy recorriendo las calles me asaltan las dudas ¿llegaré a casa a comer o me dejará la batería tirado? ¿voy por las curvas o cojo la directa para ahorrar electricidad? ¿modo ECO o Sport? Al final me decido por el tramo de curvas y luego, como no queda más remedio nos vamos por la general. Primero probé con el modo ECO, pero a las 4 curvas puse el Sport.

Al llegar a casa después de 44 kilómetros la batería está por la mitad, ¡vaya! si me lo he pasado en grande, he ido rápido y me queda todavía media carga. En el tramo de curvas me hago rápidamente a la moto, se deja llevar, y en la carretera general pruebo hasta donde es capaz de llegar ¿130 en subida y sin rechistar? pues si, aunque la velocidad media es entre 80 y 100 km/h.

Sin apenas quitarme las botas, me hecho algo a la boca y trazo un plan. Si me queda la mitad de la autonomía quiero acabar de exprimirla al máximo. Carretera general y más curvas, mentalmente dibujo una ruta teniendo en cuenta que si agoto la batería no quiero empujar la moto, entonces la vuelta a casa a de ser en bajada. Hecho. Salgo de nuevo con la Zero DS ZF9, esta vez de casa, y pongo rumbo dirección norte, siguiendo el curso del río Cardener. A unos 15 kilómetros salgo de la general y vuelvo a las curvas, terreno donde en el que desenvuelve muy bien y yo me estoy divirtiendo, no quiero pensar como sería con la Zero S ZF9 que es su hermana naked totalmente asfáltica.

Prueba de Zero DS ZF9 MY2012

Durante este último tramo de curvas de vuelta a casa la batería sigue descargándose, en las frenadas intento aprovechar la regeneración del motor para recuperar algo de electricidad y asegurarme que llegaré. Y así fue, 30 kilómetros más de diversión acelerando y frenando constantemente para llegar apurando la carga al máximo, en los últimos minutos noté la perdida de potencia que avisa de que la batería se está quedando seca, la moto no pasaba de 70. Y como este último tramo era en bajada no me daba miedo “quedarme tirado”, podía dejarme llevar e ir cargando la batería para llegar hasta casa.

En total fueron 95 km de los cuales pocos los recorrí en suelo urbano y entre carretera de curvas, unos 43, y carretera general, unos 49, acabé una batería a la Zero DS ZF9 2012. Si os acordáis hemos superado la mitad de la autonomía que Zero nos promete para ciudad.

Al día siguiente, y con la carga a tope después de haberla puesto a cargar el día anterior, decido probar el consumo urbano. Para ello me voy hasta Manresa, 15 kilómetros, y me pongo en modo patrulla de policía local, calles arriba y abajo con el modo ECO en acción en la Zero DS ZF9. No se la cantidad de kilómetros que hice allí, estuve cerca de una hora haciendo rondas y me fui. En ese rato solo vi bajar una franja del indicador de la batería, lo cual me hace pensar que la autonomía conduciendo en ECO y a velocidades legales en ciudad puede llegar a dispararse, siendo mucho más grande de lo que cualquiera de nosotros usa a diario.

Estos datos los he recopilado en un par de días de uso, seguramente con más tiempo y rodaje (haciendo una conducción suave) se pueden afinar más la autonomía. Pensar que hablamos de un modelo del año pasado, a punto están de llegar los modelos 2013 con sustanciales mejoras, y el enfoque que hay que darle a estas motos es el de vehículo cotidiano para trayectos de ir al trabajo y desplazamientos cortos de nuestro día a día. Con la Zero DS ahorramos en esos trayectos en los que nos interesa gastar lo mínimo, ya que mayoritariamente son los que nos dan el sustento.

Prueba de Zero DS ZF9 MY2012

Llegados a este punto creo que podéis tener una clara idea de hasta donde pueden llegar estas motos eléctricas, siempre basándome en mi experiencia. Pero seguramente queréis saber más como va la moto en diferentes escenarios y su comportamiento. A ello vamos ahora.

La Zero DS ZF9 2012 en la ciudad

El primer contacto que tuve con la Zero DS ZF9 fue en suelo urbano, para salir de ahí. Lo primero que noté es que la moto es alta, con el asiento a 883 mm del suelo no podía colocar los dos pies planos sobre el asfalto. Los primeros metros todo parece raro, ni un ruido solo el silencio, parece que te muevas por arte de magia.

A medida que voy rodando por la calle noto que la postura me resulta cómoda, la ubicación de las estriberas y el manillar elevado mantienen la espalda bien recta. La posición nos hace sentir dominadores de la moto, pasar entre coches es fácil, ¡pero cuidado! ellos no nos oyen. Parado en los semáforos el silencio es total, algún motero mira la moto con curiosidad. Arrancar con el modo ECO es agradable y suave. Parece que este sea su ecosistema ideal.

Como anécdota os puedo contar que hubo dos peatones que casi se desmayan del susto, estaban parados en un paso de cebra dándole a la lengua animadamente y no me escucharon llegar. Cuando faltaba medio metro para estar a su altura, les toqué el claxon y salieron de su estado tertuliano para seguir con su camino.

La Zero DS ZF9 2012 en carretera abierta

Conduciendo la DS ZF9 por carretera o autovía acabo de corroborar algo de lo que ya me había percatado, el ajuste de las suspensiones está tirando a duro, cosa que no me incomoda y que además se puede regular. Circulando por carretera también me doy cuenta de otra cosa el asiento está un poco duro, su forma lo delata, parece heredado de alguna moto de cross.

Seguir el ritmo del tráfico a velocidades comprendidas entre los 90 y 120 km/h no supone ningún esfuerzo, los adelantamientos también los realizamos con facilidad. Como os dije antes supera los límites de velocidad hasta en subidas. Las respuestas a los movimientos del puño de gas son inmediatas. Aquí podemos jugar con el modo ECO, para mantener la velocidad, y Sport para acelerar y adelantar.

Su bajo peso de 155 kg hace que notemos algún movimiento con el aire cuando acabamos de adelantar a un camión, pero nada del otro mundo. En este tipo de carreteras el uso de los frenos prácticamente desaparece, hace un gran trabajo el freno motor al regenerar la fuerza y convertirla de nuevo en electricidad. En alguna ocasión, llegando a una redonda me vi buscando el embrague a la Zero DS ZF9 para bajar marcha, será la costumbre.

Prueba de Zero DS ZF9 MY2012

La Zero DS ZF9 2012 en carretera de curvas

Aquí sin ninguna clase de dudas se debe activar el modo Sport, aunque queda algo escondido el botoncito. Podemos extraer todo el potencial del par lineal del motor eléctrico en cada curva y recta. Al entrar en curvas soltando el gas el motor retiene, y genera electricidad, además necesitamos accionar los frenos para no entrar colados.

Los frenos han sido otra gran sorpresa, tienen mucho tacto y mordiente y una frenada potente, a la que echas mano del freno delantero o del pedal trasero eres consciente de cuanto estás frenando, pudiendo dosificar la frenada a nuestro gusto y agrado. Las aceleraciones son plenas a cualquier velocidad, el motor empuja con sus 28 CV y te saca de una curva para llevarte a la otra y que vuelvas a tirar de frenos.

En este escenario la moto se puede conducir casi sin ningún tipo de miedos, va por donde tu le insinúas. Al ser tan ligera y estrecha cambiar de dirección es algo muy sencillo, tirando un poco de contramanillar y acompañándola con nuestro cuerpo la llevamos allí donde queremos. A mi me ha divertido gratamente y no me ha sobresaltado en ningún momento.

Y hasta aquí mi experiencia con una moto eléctrica de Zero Motorcycles. He intentado explicar el objetivo de estas motos, que básicamente es el de llevarnos de un sitio a otro pero de una manera diferente, desde el punto de vista de Zero que nos propone una nueva forma de movilidad sostenible, ecológica, divertida y para el día a día, no sustituir nuestra moto de ocio. Desde estas últimas líneas quiero remarcar los agradecimientos a Abel de No + Benzina por toda su ayuda y colaboración prestada.

Galería de fotos Zero DS ZF9 2012