Yamaha RD400 – CHOPPRD, limite un mes y 1000 dólares



Yamaha RD400 CHOPPRD

En cuanto vi la Yamaha RD400 CHOPPRD imaginé que estaba delante de una customización especial, una moto con una historia diferente y me di cuenta de que me había entrado directamente por la vista gracias a su longitud, dada por la suspensión delantera alternativa y por el basculante que se me antojaba más largo de lo normal.

La historia de esta moto nos llega desde unas decenas de kilómetros al este de San Francisco, donde Julian Franam construye motos de forma artesanal en su modesto garaje. Pero Julian no es un constructor cualquiera, sus motos tienen carisma, podéis echarle un ojo a su Yamaha A-N-D FFE 350, una obra que no ha pasado por aquí. Otra característica de Julian es que no se dedica profesionalmente a esto, a pesar de ser muy bueno, simplemente reúne piezas de motos y crea máquinas en su tiempo libre. Y como podréis adivinar, la predilección de este mecánico son las suspensiones delanteras alternativas, se puede decir que pierde el culo por ellas. Pero pasemos a ver la moto que nos ocupa hoy.

Lo más remarcable de la Yamaha RD400 CHOPPRD es que fue construida en un período de 30 días y con un presupuesto total que no podía sumar más de mil dólares, incluyendo la moto donante, las piezas y las modificaciones efectuadas en ellas. ¿Por qué debía cumplir estas dos condiciones? Pues por la sencilla razón de que Julian decidió participar en el San Francisco Dirtbag Challenge y esas son dos de las tres condiciones. La tercera es ser capaz de recorrer 100 millas (160 km) el día del evento sin romperse, explotar o incendiarse. ¿Parece fácil, no?

Yamaha RD400 CHOPPRD

Julian se pasó meses planificando y dibujando su proyecto para el concurso, y es que las reglas del Dirtbag Challenge no limitan el tiempo de planificación, pero si el de fabricación. Que luego pasó a modelar en algún programa de CAD para hacer simulaciones y comprobar que todo iba a funcionar correctamente una vez llevado a cabo sobre metal.

La idea era poder usar una moto clásica con motor de dos tiempos y en un estado de casi funcional, al final encontró una Yamaha RD400 que cumplía estas condiciones por solo 200 dólares. Para el proyecto también aceptó donaciones de partes que podían serle útiles. Entre ellas tenemos las llantas de radios y frenos de tambor de una R5 RD350, el chasis y motor de una RD400 de 1977, escapes de una RZ350, el depósito de combustible de una RD400F Daytona Special y otras partes de varias RD 250, 350 y 400 acumuladas por Julian durante años.

Una vez todo planeado y bien dispuesto, era el momento de empezar el trabajo de verdad. Lo primero de todo fue cortar algunas partes del chasis, su finalidad era incrementar el ángulo de la pipa de dirección y fabricar un subchasis. En el subchasis se instaló un asiento de GSX-R, siempre pensando en obtener una moto monoplaza, por supuesto.

Con los grados extra en el lanzamiento de la moto, Julian tenia claro que clase de suspensión quería montar, una leading-link (rueda empujada, que es usada en muchos sidecars). La fabricación de este tren delantero se realizó con tubos de acero, recortando con la radial y soldando. En la parte alta se instalaron un par de amortiguadores que serían los encargados de las funciones de suspensión. Gracias a esta configuración la geometría de la moto permanece inalterada ya que la rueda solo oscila arriba y abajo, en lugar de recortar y alargar la distancia entre ejes que hace toda horquilla.

Yamaha RD400 CHOPPRD

El diseño de esta suspensión alternativa toma referencias a las clásicas BMW de entre 1950 y 60 y de la parte delantera de las Springer, aunque Julian le da un toque que la hace única.

En el basculante trasero también queda patente el trabajo hecho de forma artesanal, fabricado en chapas de acero de 8,5 mm y tubo de acero. Primero pensado, para ser luego dibujado y más tarde soldado. Otra característica de nuestro amigo Julian es que le gusta pecar por precavido en sus diseños y no le importa añadir un poco de peso extra para evitar problemas más tarde.

Una vez estaba todo soldado y montado le llegó el turno al depósito de gasolina, que fue desmontado, se pulió para quitar todo el óxido y se enderezó la chapa, poniendo mucho cuidado en no lastimar la pintura original. Después a todo el acero visible se le dio un acabado en forma de cepillado ligero y una capa de barniz.

Julian comenta que circular sobre la Yamaha RD400 CHOPPRD es todo un reto. La distancia entre ejes dificulta las maniobras a baja velocidad y la hace inestable. Mientras que los amortiguadores son un poco blandos y ya piensa en sustituirlos por unos Öhlins. Por otro lado en el Dirtbag Challenge logró el premio a “Coolest Bike” y ha podido exponer su moto para el deleite de los aficionados. Seguramente que esta no será la última moto que veamos por aquí de Julian Farnam. ¿Os ha enamorado a vosotros?

Yamaha RD400 CHOPPRD

Yamaha RD400 CHOPPRD

Yamaha RD400 CHOPPRD

Yamaha RD400 CHOPPRD

Yamaha RD400 CHOPPRD

Yamaha RD400 CHOPPRD

Yamaha RD400 CHOPPRD

Fuente Pipeburn.