Yamaha YZF600R pasada a eléctrica por estudiantes universitarios



Yamaha YZF600R eléctrica

Poco tiempo ha pasado desde que las motos eléctricas llegaban escasamente a los 80 kilómetros de autonomía y a velocidades máximas que no superaban los 100km/h, hasta la generación actual. Las nuevas motos eléctricas superan fácilmente los 150 kilómetros y los 140km/h. Algunos ejemplos los encontramos en las nuevas Zero donde la Zero S es capaz de alcanzar hasta 183 kilómetros o la Brutus 2.0 con una punta de 160km/h por el momento. Aunque queda mucho camino, el tema se vuelve cada vez más atractivo hacia los consumidores. Hoy nos encontramos delante de la conversión de una Yamaha YZF600R a eléctrica por parte de dos estudiantes universitarios, alcanza hasta más de 183km/h y cuenta con una autonomía igualmente de 183 kilómetros.

Los estudiantes Sean Kleinschmidt y Jim Danielson compraron una Yamaha YZF600R del año 2000 con la transmisión rota, con la única intención de convertirla a eléctrica. El viejo motor se vendió para ayudar a sufragar los gastos del proyecto. Mientras Kleinschmidt hacía sus practicas en Tesla Motors consiguió una donación de un pack de 1512 baterías de ion de litio, con los que consiguieron hacer una batería con 10,6kWh/117V de potencia máxima. Delphi fue otro colaborador, aportando una buena base de conocimientos y también algunos componentes eléctricos como el enchufe de carga estándar.


Para asegurarse de que la batería tenga una larga duración y evitar problemas, usaron la tecnología de AllCell Technologies. Esta tecnología envuelve cada célula de la batería con un compuesto de grafito, para ayudar a absorber y distribuir el calor durante la descarga o cuando la moto se expone a altas temperaturas. Gracias a esto se evita que cuando una célula entra en inestabilidad térmica, las células vecinas sufran el mismo efecto.

Finalmente la batería de la Yamaha YZF600R eléctrica proporciona hasta 72kW de potencia al motor de inducción de tres fases, con un resultado de 100CV aproximadamente y con una velocidad máxima nada despreciable de 183km/h. Este proyecto tiene como fin participar en el concurso Clean Energy Trust 2012.

Se trata de una idea que puede ayudar a reducir los residuos e incentivar el reciclaje de las motos viejas el día que el precio de la gasolina esté por las nubes. Y no podamos permitírnoslo la mayoría de los mortales. ¿Os imaginais vuestra moto transformada a eléctrica?


Fuente Automotto.